lunes, 14 de noviembre de 2011

Sublime Gracia




Sublime Gracia del Señor, que a un infeliz salvó. Fui ciego, mas hoy miro yo, perdido y Él me halló.

Su Gracia me enseñó a tener, mis dudas ahuyentó. ¡Oh! cuán precioso fue a mi ser, cuando Él me transformó.
 

SEMILLA BILBAO Design by Insight © 2009-2013